Día uno

– ¡Empújala!

– Pero, si es Ana.

– Es una traidora, se lo merece.

– No quiero hacerla daño.

– Ella no te quiere, no quiere saber nada de tí, sólo te utiliza

– Cállate, tú que sabrás.

– Yo lo sé, yo soy el único que te cuida.

– En eso tienes razón. A ella no le va a gustar.

Con los años, Ana lo entendió.

Anuncios

2 comentarios to “Día uno”

  1. Aeriss Says:

    Lo has escrito tú? Me encanta.

  2. Karen Says:

    Que triste saber que hay gente que esta tan mal, lo siento mucho. Yo todavia no se si tengo depresion mayor, depresion bipolar o esquizofrenia, espero seala que me incapacite menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: